viernes, 30 de octubre de 2015

Novedades Sala Antioquia

Entre Piedras y papeles

Entre Piedras y Papeles es un libro de 452 páginas, escrito por Ricardo Suárez-Gärtner donado a la Sala Antioquia por Ligia Hernández Gärtner, investigadora y estudiosa de archivos y documentos  genealógicos. Los temas tratados en el libro tienen que ver con asuntos históricos de la descendencia de la familia Gärtner en Colombia y en especial de la rama familiar que se ubicó en la zona del Departamento de Caldas en los municipios de Marmato y Riosucio. 

Esta familia al igual que otras como los Cock, Bär, Moore, Fergusson, Jhonson, Tisnés, Henker, Walker, llegaron a Colombia a mediados del siglo XIX  por razones atadas al auge de la explotación minera por parte de los ingleses como mecanismo financiero utilizado por los gobiernos para afrontar los empréstitos incurridos durante y a raíz de las luchas  de la independencia;  su llegada a la región de Caldas se dió por  contrato con la empresa inglesa que manejaba las minas auríferas de Marmato, del Señor Georg Heinrich Friedrich Gärtner Gehrig; allí conoció y conformó una familia con María Columna Cataño García, dama nacida en la región minera de Supía; establecidos allí dejaron una numerosa descendencia, sus hijos se desempeñaron como senadores, congresistas, jueces, profesores y ministros.

En sus páginas ilustradas con mapas y registros fotográficos de la vida de esta familia en Alemania y de su establecimiento en la zona minera,  se resalta los recorridos por la ruta Honda a Marmato siguiendo a William Leavy.


Otros aspectos que se  relatan en el libro son los ancestros criollos procedentes de Supía, la familia Cataño García, el desarrollo de la familia en los parajes de Riosucio y en especial la persecución política religiosa de la que fue víctima la familia debido al fanatismo religioso.  En agosto de 1896  llegó a Riosucio el párroco Clímaco Antonio Gallón Blanders   religioso y adversario político de los Gärtner, empezó una persecución política contra el líder liberal Carlos Gärtner quien para ese entonces apoyaba la construcción de colegios públicos no católicos. El cura se opuso a que los restos de un luterano alemán estuvieran enterrados en un cementerio católico y desde el púlpito declaró la profanación del cementerio por parte de la familia, para bendecirlo de nuevo era necesario sacar de allí los restos de varios integrantes de los Gärtner, apoyado por la legislación de 1887 que le dió a la Iglesia Católica el control de los cementerios, según el Derecho Canónico que regía, en el cual se define una serie de categorías de personas que no pueden ser inhumadas en Campos Santos. Fue así como el 18 de marzo de 1899 les da un ultimátum de 24 horas para  sacar los restos del cementerio, bajo la amenaza que si sus órdenes eran desatendidas,  él mismo lo haría y procedería a botarlos en el basurero público. Ante la intimidación, Carlos Eugenio y Alfredo Gärtner, hijos de Georg Heinrich Friedrich Gärtner Gehrig  quien había nacido  en 1819 en Baja Sajonia (Estado de Alemania), bautizado en la iglesia evangélica luterana en la región de Ale, muerto en Riosucio en 1886, procedieron a la exhumación del patriarca de la familia junto con sus dos sobrinos (Solón de Elisa y Héctor de Eladia), este último  muerto en la guerra de los mil días. Los restos se enterraron de nuevo en un lote vecino de propiedad de la familia y desde entonces los descendientes son llevados a este cementerio familiar, que bendecido por la iglesia católica ya tiene 116 años, en 1962 se le dio vía legal a la Fundación Gärtner.  


El libro tiene reproducción facsimilar nota de cartas y partidas de bautismo de varias generaciones, fotografías de personas y de las casas donde habitaron.

También encontramos entre otros aspectos diarios de una mina, en donde se encuentran informes de los tres primeros meses de operaciones en el distrito de Supía entre los meses de julio y octubre de 1827, informes de varios años donde se describe las actividades como traslado de instrumentos y materiales de mina, costos de las operaciones  labores de herrería y carpintería. El libro ofrece información sobre genealogías de varios apellidos: Suárez, Jaramillo, de la Cuesta, Cataño entre otros, es un texto bien documentado  y que aporta como detalle adicional algunas técnicas de investigación genealógica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario